Balanç de la legislatura 2011-2015

juan ponce

El final de la legislatura… Y esperemos que también sea el final del régimen de Betoret y los suyos del PP. Se termina una legislatura en la que nada más empezar salieron las facturas del fondo de los cajones y hubo que pedir préstamos millonarios, en la que Betoret confesó que había estado cobrando durante cuatro años dos nóminas de forma irregular y acto seguido se inventó dos comisiones en el ayuntamiento para seguir cobrando lo mismo.

Se acaba una legislatura en la que no ha habido participación ciudadana porque Betoret lo ha impedido. El único foro donde podían participar los ciudadanos, el Foro de la Agenda XXI, ha sido bloqueado por el PP. Los Plenos se siguen realizando a las 10 de la mañana para que nadie pueda acudir, y al menos, fruto de la presión ciudadana se están grabando y colgando en internet, lo que ha hecho que se suavice el talante autoritario de Betoret y Ros.

En estos cuatro años se han subido todos los impuestos, se han eliminado puestos de trabajo necesarios como los de la Agencia de Desarrollo Local, se han anunciado la creación de oficinas para el impulso de empresas locales o para el apoyo al cooperativismo que no hemos visto por ningún lado. Y sí, a última hora se han realizado docenas de contratillos de pocas semanas a media jornada que no solucionan nada a los más de mil parados que tiene el pueblo, o se han creado ayudas para la gente más necesitada que se están pagando a última hora: unas medidas perversas que utilizan la desesperación de la ciudadanía como medida electoralista.

Cuatro años en los que se han seguido ignorando las necesidades de los miles de ciudadanos que no vivimos en el casco urbano, en los que se ha consumado la especulación y la recalificación de terrenos para beneficio de unos pocos, en los que hemos visto la muerte de decenas de miles de pinos fruto de los recortes del PP autonómico y de la inoperancia del PP local, y en los que Compromís hemos sido la fuerza política local que más propuestas ha planteado al pleno, algunas de las cuales han sido aprobadas por unanimidad, pero han sido incumplidas por Betoret y los suyos.

En la próxima legislatura no habrá mayorías absolutas. La democracia y el diálogo tendrán protagonismo en el nuevo ayuntamiento.

Compromís, los que más proponemos

El Grupo Municipal Compromís per Vilamarxant ha presentado durante los últimos 4 años 60 mociones para mejorar la vida de nuestra ciudadanía. Muchas más que el PP y el PSOE juntos.

Las presentamos para intentar solucionar problemas que nos afectan a todas las personas de una u otra forma. Más de la mitad de esas mociones las elaboramos desde el pueblo proponiendo soluciones a problemas concretos de seguridad tanto vial, como en los campos o en nuestros montes; otras han hecho referencia a necesidades básicas como las sanitarias, educativas, el trabajo o los desahucios. Unas cuantas eran para proponer medidas de protección sobre nuestros maltrechos espacios naturales, que sólo están protegidos sobre el papel cuando la gente está viendo cómo se muere una parte importante de nuestros pinares.

Otras muchas las hemos presentado en muchos municipios instando al gobierno valenciano a que trabajara para el pueblo y no para el interés de unos pocos. De todas ellas se han aprobado unas 10, pero el PP del pueblo sólo ha cumplido 3 ó 4; la última fue el pasado diciembre en la que hemos pedido al gobierno valenciano que se mantenga vivo el proyecto del metro a Vilamarxant y en la que también hemos conseguido que se comprometan a crear un servicio de autobús directo a Riba-roja de Túria con billete único con el metro. Esperemos que ésta, al menos, sí se cumpla.

Foto: Levante-EMV

Arxivat en: General

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *